07.06.07

Reflexiones desde el Clínico

Publicado bajo Personal a las 15:02 por Patrick Tamellini

Lawrence C. Earle – The Nurse (Butterworth Hospital)

La vida a veces tiene formas irónicas de hacernos abrir los ojos al entorno y a la "otra" vida que nos rodea.

Los acontecimientos de los últimos días, en forma de enfermedad en la persona de mi madre, me han sacado de mi poltrona y elevado a una atalaya que me ha permitido meditar un poco y observar a mis semejantes desde un punto de vista diferente.

Cuando uno entra en un entorno donde el dolor y sufrimiento está patente ve a la gente transformada. Se convierten, en cierta manera, en como deberían ser. Son cariñosos unos con otros, gentiles, ceden el paso en la puertas y el siempre atestado ascensor. Se hacen fuertes y sensibles a la vez ante los acontecimientos a pesar de las ojeras marcando sus rostros. Simplemente sacan lo de mejor de si mismos.

Personalmente, nunca he tenido la sensación de esta solo. Los de siempre, los auténticos, han estado ahí. Haciendo bulto, dando soporte. Una llamada de teléfono por aquí, un email por allá, un breve SMS, un abrazo… todos sumando. Reconfortante.

También he visto la otra cara del personal sanitario. Mi penúltima experiencia fué cuando me hize un tajo en un dedo con un cúter. Salí asqueado del centro de insalud.

Esta vez ha sido completamente diferente. Desde los escalafones inferiores hasta el cirujano he visto a verdaderos profesionales en acción. Estos tí@s saben lo que hacen y sobre todo como lo hacen.  El cariño e interés con que te cambian una sábana, un apósito, un suero, o atienden a tus preguntas es sobresaliente. Realmente hay que tener cojones vocación para elegir ese trabajo.

Reconozco que estos cuatro útlmos días han sido demasiado intensos. Estoy fundío. Espero que nunca tengais que pasar por una situación como esta, pero me temo que es inevitable. Pero recordad, la gente, la verdadera buena gente, existe y probablemente se os revelará cuando mas lo necesiteis.

1 Comentario »

  1. Anonymous Said:

    June 11, 2007 at 17:42

    A mi me has dado de lleno. Estoy detrás a diario, luchando para que todo salga bien y que los pacientes sean personas y no números. También me toca estar delante, eso es más difícil para mí, extremadamente dificil ya que sé más de la cuenta y no es bueno saber tanto. Normalmente se habla mal de la sanidad y de los profesionales que trabajamos en ella. Se cuentan cosas que no son verdad, puros tópicos, pero que están en la calle y prevalecen sobre el resto. Creo que tú oiste una vez (sin querer) un comentario bastante inadecuado sobre mi profesión que venia de alguien a quien yo apreciaba y nunca me podia imaginar que pensara eso de mi. Pues bien, a esa persona también le tocó de cerca vivir un hospital, una UVI, y claro, me buscó. Tuve que explicarle lo que significaban todos aquellos gráficos sobre otros tantos monitores, tuve que decirle para qué estaban aquellas drogas puestas y por qué a esas dosis, tuve que tranquilizarla, darle ánimos ……….. no sé si cambió o no su opinión sobre mi o sobre mi profesión, tampoco me importa, la verdad, pero yo hice lo que creia que tenía que hacer. Aqui lo que importa de verdad es que tu madre ha salido de un bache, que vosotros estais unidos y que os quereis y que ojalá todo acabe bien, como tiene que acabar, cuando dentro de unos dias os den el resultado que estais esperando.
    Para mi mañana será un dia duro, pero habrá unos profesionales a mi lado tan fantásticos que lo harán un poco más blando y sobre todo que tendré a mi familia que estará hasta el final conmigo.

Dejar un comentario