October 16, 2018

Publicado bajo Deporte, Homenajes a las 23:52 por Patrick Tamellini

Eli Manning, Superbowl XLII © GABRIEL BOUYS/AFP/Getty Images

Hace tiempo que soy un apasionado del  fútbol americano y es uno de los pocos motivos por los que aún mantengo mi suscripción al  Canal +.  Ayer vivimos un partido épico en la Superbowl, la final de la NFL. Un partido así justifica el costo.

El enfrentamiento tenía todos los condimentos que hacen de un evento "el Partido del Siglo" de este año: los Patriots llegan imbatidos y buscando redondear el 19-0, la temporada perfecta, Tom Brady, su quaterback en la cresta de la ola siendo el mejor, el mas guapo y con la novia mas bonita, el ransio Randy Moss en plena forma, Wes Welker la revelación del año, Belichick el mejor entrenador aunque sea el que peor viste.

Por el otro lado tenemos a unos dubitativos New York Giants: juegan fatal en casa porque la exijente afición neoyorkina, o debería decir la amarallista prensa neoyorkina, les pide demasiado, a su quaterback, el pequeño de los hermanos Manning, se le considera carente de liderazgo y débil en los momentos claves, en ataque un juego de carrera flojito, pero con 10 victorias seguidas en los últimos meses gracias a la defensa que dirige Steve Spagnuolo.

Todo lo contable acerca del desarrollo del partido lo podeis leer en cualquier lado, por ejemplo en NFLSpain.com.

Me ha encantado como la cenicienta ha ganado haciendo uso de todas las armas a su disposición, especialmente la mas importante, "el creérselo". La fe en salir victoriosos de todos y cada uno de los hombres los Giants. Especialmente el pequeño Manning, Eli Manning, hijo de Archie Manning ex de los Saints y hermanísimo de Peyton Manning, el hombre que mas vende en la NFL, el quaterback de mas talento de la liga y ganador del anillo el año pasado, y cuya alargada sombra se cernía, sin duda involuntariamente, en cada jugada sobre Eli. Pero éste a demostrado que no por nada ha sido el número uno del draft. Dos pases magistrales bajo una presión enorme en los últimos segundos y a la saca un trofeo Vince Lombardi para el equipo y un mvp para él.

Sin duda, si tuviera una hija, me gustaría que mi yerno fuera como el Gigante pequeño Manning.

¡Por cierto, busco un par de entradas para el partido a San Diego Chargers  – New Orlean Saints de Londres!

 

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 187 user reviews.

Dejar un comentario