05.02.08

Las Tejas, el primero del año

Publicado bajo Barranquismo, Naturaleza a las 16:43 por Patrick Tamellini

Patrick disfrutando de la bajada bajo la divertida mirada de Estela y Felipe
Patrick disfrutando de la bajada bajo la divertida mirada de Estela y Felipe

Creo que he comentado ya varias veces que las mejores aventuras son las improvisadas. Una vez mas ha quedado totalmente confirmado.

Hace un par de días, Felipe, nuestro líder espiritual para menesteres de barranquismo, hizo una convocatoria de urgencia para el primer barranco del año. El objetivo iba a ser el barranco de las Tejas en las inmediaciones de la Maroma, el monte de 2000 metros que separa une las provincias de Málaga y Granada. Nada como un buen madrugón a las 6 de la mañana de un Domingo para disfrutar de la naturaleza en estado puro.

No es un barranco fácil, especialmente por su longitud, la exigencia de la combinación de coches, la altura y el frío. Pero la belleza del paraje y la cantidad y calidad de los rappeles compensan de sobra.

Después de posicionar los coches, una caminata de hora y media bastante dura por los alrededores de Canillas del Aceituno en el paraje natural de las Sierras de Tejeda-Almijara y Alhama nos deja a la entrada del barranco. Otra pequeña caminata ya por el propio barranco y lo primero que nos encontramos es un desnivel de 30 metros. Manos a la obra.

Felipe, Patrick, Estela y Paco al pie de una de las paredes.
Felipe, Patrick, Estela y Paco al pie de una de las paredes.

Era la primera vez que iba a bajar por algo de mas de 6 u 8 metros de desnivel. Sinceramente, me acojoné. Pero la seguridad con que Felipe instaló el equipo y la tranquilidad con la que Paco abrió el camino te quita el miedo. Son las ventajas de ir de la mano de pros.

Paco, el hombre tranquilo
Paco, el hombre tranquilo

El barranco progresa rappel tras rappel en un valle de belleza brutal. La altura de las cimas que lo encajonan son impresionantes. Es increíble las diferencias de temperatura entre tramo y tramo. Cuando te mueves no sientes el frio, pero en cuanto paras para una instalación notas los 1000 metros de altura y el vientecito fresco.

Felipe y Estela dsifrutandoa dúo de la naturaleza
Felipe y Estela disfrutando a dúo de la naturaleza

En algún punto intermedio paramos a comer en todo lo alto de otro cortado de 30 metros. La sensación de paz y tranquilidad es extrema. Si hubiéramos tenido una tienda de buena gana habríamos hecho noche en alguna de las repisas. Quizás en otro lugar y otro momento, pero esta vez la aventura tiene que terminar hoy.

Después de un rappel final altísimo, el barranco muere en una progresión bastante larga en un caos de bloques con un punto crítico muy estrecho con pozas de agua estancada. Un poco de ingenio y la salvamos bien sin mojarnos.

Felipe y Estela disfrutando de la Fuente de la Fájara
Felipe y Estela deleitándose con la belleza de la Fuente de la Fájara

Cuando creemos hemos acabado el barranco nos depara una sorpresa final. Después de 6 horas de no ver mas que agua estancada en algunas pozas, llegamos a la Fuente de la Fájara. Un auténtico oásis verde. Daban ganas de ponerse el neopreno que no llevábamos y seguir el rio bajo el puente de piedra centenario hasta donde fuera. Lamentablemente estábamos a solo 300 metros de nuestro coche nº 2 y la primera aventura del año se acababa ahí.

Como siempre teneis el resto de las fotos en el álbum de Zod.
Si usas Firefox te recomiendo PicLens para disfrutar estos álbumes plenamente.

Dejar un comentario